martes, 4 de octubre de 2016

Las anchoas de Santoña.

Anchoa de Santoña, la mejor sin discusión.

Si hay un lugar de referencia en cuanto a este producto se refiere es Santoña. Situada en la costa cantábrica, esta villa marinera se ha convertido en la capital mundial de las anchoas. Vamos a ver las claves de su éxito.

¿Cómo se pescan las anchoas de Santoña? 

Desde finales de primavera hasta el verano tiene lugar la temporada de la
costera del bocarte. Es en este momento cuando, mediante la captura de cerco o arrastre, se recoge la anchoa de Santoña, un pescado que vive a más de 100 metros de profundidad, pero que sube a la superficie en primavera. En esta época, la anchoa aumenta su grasa y su sabor. Una vez capturada, las empresas seleccionan el producto más fresco y del mejor tamaño para su compra en las subastas. 

¿Cómo se procesa? 

El secreto esta en que todo el proceso es artesanal.

La anchoa de Santoña se somete a un exhaustivo control de calidad. Después de ser salada, pasa por un proceso de maduración que dura de entre cuatro y seis meses, controlado rigurosamente. 

Después, se comprueba que la anchoa ha alcanzado sus condiciones óptimas en sus caracteres organolépticos: textura, aroma, color rosado y sabor. 

A continuación, mediante un proceso completamente artesanal se filetea y se conserva en latas o frascos con aceite de oliva. 

¿Qué define a las anchoas de Santoña?

La calidad de las anchoas de Santoña se identifica en su color uniforme, su jugosa textura, su agradable aroma, la sensación de salinidad que produce y su potente sabor. 

¿Qué beneficios aporta la anchoa? 

Tal y como hemos comentado al comienzo de este artículo, son muchas las razones por las que la anchoa es un producto beneficioso para nuestra alimentación, y estas son algunas de ellas:

- Sus niveles de omega3 ayudan a controlar el colesterol y los triglicéridos.
- Son una rica fuente de proteínas.
- Ayuda a fortalecer las defensas con su contenido en vitamina B.
- Su aportación en vitamina A contribuye al cuidado de la piel, a frenar las infecciones y al crecimiento óseo.
- También aporta vitamina D, que controla los niveles de calcio y refuerza el sistema inmunitario. 
- La anchoa es fuente también fuente de magnesio, que acelera el tránsito intestinal, y de yodo, que regula la glándula tiroides.   

¿Como comerlas?


El pincho perfecto.

Mi receta favorita es cortar unas rebanadas de pan de pueblo, untarle un tomate maduro, ponerle unas tiras de pimiento rojo, previamente asado al fuego, pelado y salteado con unos dientes de ajo y encima de todo, como la Corona de la Reina que es, la anchoa de Santoña 

Fuente: Facílisimo.com (Grupo Consorcio)