domingo, 11 de diciembre de 2011

Un buen asado







¿Me quedará bien este asado? se preguntan cada fin de semana cientos de "Amateur Chef" de este País.
Como todo aquello que se quiere hacer bien, se necesitan dos cosas fundamentales: Paciencia y Practica.
No se puede empezar a hacer un Asado a las 13 horas para comer a las 14:30, simplemente, no se puede. Les doy a continuación unas pequeñas pautas para no quedar mal del todo. Logicamente, me ciño solo a los que es el Asado, fuego, carne, tiempos, etc... otro día hablaremos del entorno, picoteo y demás hierbas.

EL FUEGO

Asado = Buen fuego, esta es una de las claves fundamentales.

1ºTodo empieza por encenderlo sin desesperarnos, ya les digo que para eso, nada mejor que unas cuantas hojas de periódico y para eso les voy a pasar un enlace que a mi me ha ayudado mucho y que desde que lo conozco no enciendo los fuegos de otra manera, me parece sencillamente magnífico, para verlo pulsar AQUI

2º El siguiente paso es la carne, hay que elegir un buen corte, y esto va en tu carnicero, que sea capaz de venderte ese pedazo de carne delicioso. ¿Qué corte elegir? pues depende, bien podemos elegir carne ya troceada como chuletas, chuletones, entrecot, etc... o cortes más grandes como un costillar, un bife, vacio, etc... hoy comentaremos brevemente este último, concretamente el costillar, uno de mis favoritos.

3º Un costillar de dos kilos da muy bien para comer 7 u 8 personas. Les aconsejo darle unos cortes por arriba tal como se aprecia en la foto, para que coja su "puntito" por dentro y no quede crudo.

4º Salamos bien el costillar por todos lados, no se preocupen la carne cogerá la sal que necesita. Ahora miramos las brasas y cuando estén perfectas, una forma de probar que las brasas están en su punto, es colocar la mano sobre la rejilla y contar, si no la puedes aguantar más de dos segundos, ese es el fuego perfecto.

5º Ahora colocamos el costillar con el hueso virado hacia el fuego y no lo tocamos en absoluto hasta que veamos que por la parte alta empiezan a supurar unos liquidos rosáceos, ese es el momento de darle la vuelta para acabar de hacerlo. Lo asaremos a 30 o 40 cm de las brasas y evitando que las llamas que subirán al irle cayendo grasa, toquen la carne para que no se queme.

6º Ahora el final depende de los comensales, hay quien le gusta más hecho, menos hecho, depende. Yo prefiero hacerlo "al punto", no seco, sino más bien jugoso, luego una vez cortado, si alguien lo quiere más hecho, pues se pone de nuevo un poco más y listo. En este caso es mejor quedarse corto que no pasarse, si se queda muy hecho no tiene remedio, en cambio si se queda un pelín crudo, pues se pasa un poco más por las brasas y listo. ¿no creen?

¡Qué aproveche!